Cabezales y platos rayados

Hoy vamos a mostrar las diferencias entre un cabezal “sano” y un cabezal dañado. Así mismo mostraremos la superficie de unos platos con unas marcas visibles por el propio ojo humano.

Un cabezal sano se mostraría de la siguiente manera. Es una pieza ferro-magnética capaz de transferir impulsos electro – mágneticos a la superficie de los platos. De esa forma se puede leer y escribir información en el disco duro. Esta pieza, es una de las mas delicadas de todo el disco y conviene ir con mucho cuidado cuando se manipula durante el proceso de la recuperación de datos.

Cabezal / Head en buen estado

Cabezal / Head en buen estado

La siguiente imagen es el resultado de la fatalidad. El cabezal ha impactado contra la superficie del plato. Dado que los dos componentes son metálicos acaban marcándose ambos componentes. Tanto la superficie del cabezal como la superficie de los platos del disco duro.

Cabezal con marcas

Cabezal dañado

Se puede observar una “mancha” en el cabezal. Dicha mancha es polvo metálico acumulado, así como marcas y rayaduras en la superficie del cabezal.

Cabezal disco duro dañado

Head / Cabezal dañado disco duro

La siguiente imagen, nos permite “entender” el porqué un disco duro se puede rayar… Si nos fijamos el cabezal de arriba está “pegado” al brazo metálico. Sin embargo el cabezal de abajo se ha “despegado” de ese brazo, perdiendo la alineación y obviamente impactando constantemente contra el plato. Si tenemos en cuenta que un disco duro suele girar entre 5400 y 7200 vueltas por minuto y un objeto como el cabezal roza contra el, se acabará rayando.

Los que tengáis bici y se os haya ocurrido alguna vez, frenar la rueda con el dedo sabréis a que nos referimos… 🙂

 

Cabezal en mal estado

Cabezal despegado del brazo metálico

 

Y ya por último podemos observar dos platos de un disco duro, marcados por el impacto continuo del cabezal. Dependiendo donde esté la marca, se podrá recuperar parcialmente la información. Sin embargo, hay que tener en cuenta lo siguiente:

En el momento en que el cabezal impacta sobre el plato y empieza a marcarlo, se desprende polvo metálico. Ese polvo queda “atrapado” en un filtro HEPA (Filtro especial diseñado para atrapar particulas de todo tipo por muy pequeñas que sean). No obstante, estos filtros pueden saturarse y no atrapar mas particulas, por lo que empiezan a “dar vueltas” por el disco… pueden depositarse sobre otros platos y en el momento que el cabezal pase por encima de esas particulas… seguir rayando el resto de los platos…

6 7

Deja un comentario