Platos rayados y cabezales marcados

En esta entrada del Blog, vamos a intentar mostrar los síntomas de un disco con los platos marcados. Cada disco es un mundo, y por tanto, no siempre los síntomas aparecen de la misma manera.

Hay casos donde, el solo conectar el disco, se oye un ruido metálico producido por la fricción entre el cabezal y la superficie del plato. En otros casos, ese ruido, solo aparece pasado unos segundos.  Bien porqué durante el arranque el cabezal, aun no se ha movido de la zona de “descanso” o quizás porqué no se ha movido a la zona donde está dicha marca. Incluso, hay casos, en los que simplemente el disco emite el “clack clack clack” famoso, pero no hay ningún sonido que pueda inducir a qué el cabezal haya marcado la superficie. (Muchos de estos casos, el cabezal, ha producido unas marcas tan severas en la superficie que ahora ni siquiera roza el plato, porqué ha “rebajado” el espesor.

Para refrescar la memoria, un cabezal viene a ser como la aguja de un tocadiscos. Lee y escribe la información en el plato, pero sin llegar a tocarlo. En el momento que el cabezal impacta sobre la superficie del plato, puede romperse y desplazarse en sentido opuesto al plato o bien puede seguir rozándolo y acabar produciendo marcas en éste.

Podríamos hacer un simil entre la arena de la playa y la superficie del plato. Mientras todo va bien la arena está lisa y el cabezal puede pasar sin problemas.

Superficie plato disco duro Laby recuperación de datos

Superficie plato disco duro Laby recuperación de datos

Pero en el momento en que se marca, empieza a realizar círculos, donde primero se profundiza en la superficie, pero a su vez, levanta parte del material hacia arriba, creando unos “surcos” que a su paso el cabezal, impacta sobre estos y se rompe.

Simil entre la superficie de la arena y la superficie de un plato. Laby Recuperación de Datos

Simil entre la superficie de la arena y la superficie de un plato. Laby Recuperación de Datos

Dicho esto, tenemos el siguiente caso. Es un disco interno nuestro de 2,5″ que falló de la noche a la mañana. Carecía de interés por completo el contenido del disco, pero decidimos abrirlo para ver qué había pasado. Simplemente se escuchaba el “clack clack clack” pero en ningún caso daba a entrever que pudiera estar rayado.

Tras realizar varias pruebas jugando con la ROM a ver si podíamos inicial izarlo apuntado el cabezal 0 al 1 y viceversa para poder leer la SA procedimos a desmontar el disco.

A simple vista, la superficie del primer plato se veía bien. El filtro HEPA quizás si contenía parte de polvo metálico (Ya es un indicio de posibles marcas en la superficie) pero en ningún caso sería un dato determinante al 100% para decir que el disco era irrecuperable.

Procedimos a des ensamblar el cabezal y analizarlo bajo el microscopio y aquí encontramos una sorpresa.

S20170317_0001

Cabezal marcado polvo metálico Laby recuperación de datos

Como se aprecia en la imagen, se ve claramente la forma interna del cabezal en forma de “cruz”. Ese color blanco o grisáceo, no debería de aparecer. Tendría que ser completamente negro. De hecho el último cabezal, también se aprecia una tonalidad grisácea, aunque no tan marcada como en el cabezal número dos. (Recordemos que los cabezales se enumeran 0,1,2,3 siendo el 0 el inferior en este caso y 3 el superior.

El porqué tiene ese color, es debido al impacto del cabezal sobre la superficie del plato. Al producirse dicho impacto, las partículas metálicas salen despedidas (Aunque el filtro HEPA retenga la gran mayoría) pero otras más pequeñas quedan adheridas al propio cabezal. Esto es una muestra inequívoca de un plato rayado y posiblemente bastante marcado. En el caso del cabezal 0 o el inferior, también aparece marcado aunque en menor cantidad.

Ahora damos la vuelta al cabezal para examinar los otros dos cabezales.

S20170317_0004

Cabezal marcado polvo metálico Laby recuperación de datos

 

El cabezal 3 parece estar en buen estado (Recordemos que hemos dado la vuelta al cabezal). No se aprecia polvo metálico ni ningún color grisáceo.

Cabezal marcado polvo metálico Laby recuperación de datos

Cabezal marcado polvo metálico Laby recuperación de datos

El cabezal número 1 tampoco se aprecia marcado. Están limpios ambos, por lo que a prior esos discos deberían de estar en buen estado.

Dado que el disco carece de ningún valor, vamos a proceder a desmontarlo, para ver el estado de los platos.

Filtro Hepa disco duro Laby Recuperación de Datos

Filtro Hepa disco duro Laby Recuperación de Datos

El superior parece estar en buen estado tal como se aprecia en la foto. No hay marcas visibles, ni tampoco aparecen bajo el microscopio tal como creíamos en base a la penúltima imagen del cabezal anterior, donde estaba “limpio” y en buen estado.

El filtro HEPA está un poco sucio, pero tampoco no en exceso. Bajo el microscopio si se observan partículas metálicas.

Filtro Hepa disco duro Laby Recuperación de Datos

Filtro Hepa disco duro Laby Recuperación de Datos

 

Por último, vamos a proceder a desmontar el plato y extraerlo. Haciendo esta operación eliminamos cualquier posibilidad de recuperación al desalinear los platos, pero en este caso, no importa.

En el momento en que extraemos el plato observamos la imagen del plato inferior…

Plato rayado disco duro Laby Recuperación de Datos

Plato rayado disco duro Laby Recuperación de Datos

Existe una gran marca visible a simple vista además de otras muchas que la cámara no ha captado. (No hace falta mencionar que en el microscopio aparecerán muchas más).

Esta marca tan sumamente visible, vendría a ser la imagen dos de la entrada (La de la arena con los surcos). En el momento en que el cabezal pase por encima de esa marca, se romperá al momento imposibilitando la lectura de dicho plato.

¿Se podría haber recuperado este disco? Es la pregunta del millón y la respuesta es: Dependerá del factor suerte. Está claro que el 100% del disco seguro que no. En primer lugar, porqué la zona dañada, esa información ya no existe. El resto de zonas también marcadas pero en menor cuantia, posiblemente tampoco o en caso de poder leerlas, con muchos errores. En el cabezal 0 hemos observado también polvo metálico, por lo que es posible que también esté marcado y por tanto la SA se haya visto afectada.

Usando un cabezal nuevo, deberíamos de apuntar el cabezal 0 en la ROM a la Service Area del cabezal 1 e intentar inicializar el disco. En caso de poder hacerlo, leer las caras del cabezal 1 y 3, por último intentar parte de la lectura del cabezal 0 hasta la rotura de éste y por último, juntar las imágenes obtenidas y realizar una recuperación lógica.

Es un caso bastante complicado y posiblemente la información recuperada no superase (en el caso que se pudiera) más del 35-40%.

 

Cabezales y platos rayados

Imagen

Hoy vamos a mostrar las diferencias entre un cabezal “sano” y un cabezal dañado. Así mismo mostraremos la superficie de unos platos con unas marcas visibles por el propio ojo humano.

Un cabezal sano se mostraría de la siguiente manera. Es una pieza ferro-magnética capaz de transferir impulsos electro – mágneticos a la superficie de los platos. De esa forma se puede leer y escribir información en el disco duro. Esta pieza, es una de las mas delicadas de todo el disco y conviene ir con mucho cuidado cuando se manipula durante el proceso de la recuperación de datos.

Cabezal / Head en buen estado

Cabezal / Head en buen estado

La siguiente imagen es el resultado de la fatalidad. El cabezal ha impactado contra la superficie del plato. Dado que los dos componentes son metálicos acaban marcándose ambos componentes. Tanto la superficie del cabezal como la superficie de los platos del disco duro.

Cabezal con marcas

Cabezal dañado

Se puede observar una “mancha” en el cabezal. Dicha mancha es polvo metálico acumulado, así como marcas y rayaduras en la superficie del cabezal.

Cabezal disco duro dañado

Head / Cabezal dañado disco duro

La siguiente imagen, nos permite “entender” el porqué un disco duro se puede rayar… Si nos fijamos el cabezal de arriba está “pegado” al brazo metálico. Sin embargo el cabezal de abajo se ha “despegado” de ese brazo, perdiendo la alineación y obviamente impactando constantemente contra el plato. Si tenemos en cuenta que un disco duro suele girar entre 5400 y 7200 vueltas por minuto y un objeto como el cabezal roza contra el, se acabará rayando.

Los que tengáis bici y se os haya ocurrido alguna vez, frenar la rueda con el dedo sabréis a que nos referimos… 🙂

 

Cabezal en mal estado

Cabezal despegado del brazo metálico

 

Y ya por último podemos observar dos platos de un disco duro, marcados por el impacto continuo del cabezal. Dependiendo donde esté la marca, se podrá recuperar parcialmente la información. Sin embargo, hay que tener en cuenta lo siguiente:

En el momento en que el cabezal impacta sobre el plato y empieza a marcarlo, se desprende polvo metálico. Ese polvo queda “atrapado” en un filtro HEPA (Filtro especial diseñado para atrapar particulas de todo tipo por muy pequeñas que sean). No obstante, estos filtros pueden saturarse y no atrapar mas particulas, por lo que empiezan a “dar vueltas” por el disco… pueden depositarse sobre otros platos y en el momento que el cabezal pase por encima de esas particulas… seguir rayando el resto de los platos…

6 7